HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response
Avg. ER Wait Time

Wait times are an average and provided for informational purposes only. What does this mean?

Los papás jóvenes están en riesgo de presentar síntomas depresivos, según un estudio

Los papás jóvenes están en riesgo de presentar síntomas depresivos, según un estudio

Pero los expertos hacen hincapié en que los hallazgos no significan que la paternidad a una edad temprana condene a los hombres a una depresión clínica

LUNES, 14 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Los papás jóvenes podrían tener un mayor riesgo de presentar síntomas de depresión después de que nazca el bebé, durante todo el tiempo hasta que el niño esté en kindergarten, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores hallaron que los hombres que fueron padres a los veintitantos años y que vivían con sus hijos, tendían a tener más síntomas de depresión durante los primeros 5 años de la vida de sus hijos.

Los expertos hicieron hincapié en que los hallazgos no significan que los papás jóvenes estén destinados a la depresión clínica. El estudio no demostró que la paternidad temprana provoque síntomas depresivos, sino que solo mostró una asociación entre las dos cosas.

"Pero esto nos muestra un periodo de tiempo en que los padres tienen un mayor riesgo", afirmó el investigador principal, el Dr. Graig Garfield, profesor asociado de pediatría en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

La nueva investigación aparece en la edición en línea del 14 de abril y se publicará en la edición impresa de mayo de la revista Pediatrics.

Muchos estudios han examinado el riesgo de depresión posparto de las madres, pero la investigación sobre la salud mental de los padres durante este periodo es mucho más reciente, afirmó Garfield. Los estudios realizados hasta ahora sugieren que entre el 5 y el 10 por ciento de los papás primerizos pueden sufrir una depresión clínica después de que nazca el bebé.

Además, los investigadores han descubierto que cuando los papás están deprimidos, los niños tienden a tener más problemas conductuales y peores habilidades de lectura y lingüísticas.

No está claro qué papel juega en estos problemas la depresión de los papás. Pero, "cuando a los padres les va bien, a los niños les va bien", dijo Garfield, de modo que la salud mental de ambos progenitores es importante.

Para realizar el nuevo estudio, el equipo de Garfield usó los datos de un proyecto de larga duración que empezó realizando un seguimiento a más de 20,000 adolescentes estadounidenses en los años 90. Los participantes rellenaban, con una frecuencia de unos pocos años, un formulario de 10 preguntas para la evaluación de los síntomas depresivos, en el que se preguntaba si se sentían infelices, cansados o si sentían que no gustaban a los demás, por ejemplo.

De los más de 10,600 hombres jóvenes del estudio, un tercio habían sido padres para cuando tenían entre 24 y 32 años de edad. Y, según el equipo de Garfield, las puntuaciones de depresión de los papás mostraron un cambio claro a lo largo del tiempo.

Entre los papás que vivían con sus hijos, las puntuaciones de su depresión aumentaron un promedio de un 68 por ciento durante los primeros 5 años de la vida de su hijo. Los padres que no vivían con sus hijos mostraron una tendencia distinta: sus síntomas de depresión aumentaron después de la escuela secundaria y entonces empezaron a bajar después de que fueran padres.

Aunque un aumento del 68 por ciento suena a mucho, es un promedio del grupo, dijo Garfield. Y para muchos hombres, incluso un cambio tan grande no sería suficiente como para llevarlos a una depresión clínica.

"Muchos hombres empiezan con unas [puntuaciones] muy bajas, de modo que incluso con ese aumento probablemente no presentarían una evaluación positiva de depresión", indicó Garfield. "Pero algunos sí".

¿Por qué se deprimen algunos hombres cuando nace su bebé? "Todavía no entendemos realmente cuáles son las razones", dijo Garfield.

Con respecto a las madres primerizas, los expertos sospechan que la depresión aparece a partir de una mezcla del estrés y los cambios biológicos que llegan con el embarazo y el parto. Los cuerpos de los hombres no quedan afectados con la paternidad, pero sus vidas definitivamente cambian, señaló Eric Lewandowski, del Centro de Estudios Infantiles del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Los nuevos padres podrían sentir una mayor dificultad económica o más estrés por su matrimonio, por ejemplo, dijo Lewandowski, que no participó en el estudio.

"La transición puede ser difícil", dijo, "sobre todo en la edad en que estos hombres son padres por primera vez, a mitad de la veintena".

Lewandowski indicó que no está claro si sus hallazgos podrían ser diferentes para los hombres que son padres por primera vez pasados los 30 años.

Tanto él como Garfield afirmaron que los resultados llaman la atención sobre la salud mental de los papás. "La crianza es un deporte de equipo, y comprender cómo hacen los hombres la transición a la paternidad también es importante", dijo Garfield.

No hay directrices sobre cuándo o cómo realizar pruebas para la depresión a los que son papás por primera vez. Pero eso podría cambiar si se hacen más investigaciones sobre el tema, comentó Garfield.

De momento, Lewandowski dijo que es importante que los que son padres por primera vez estén preparados para la realidad de tener un hijo. "No son todo rosas. Es duro", apuntó.

Por otra parte, dijo, está "la alegría de tener un hijo", y a un estudio científico le es difícil medir eso y "sopesarlo" con respecto a los aspectos menos positivos de la paternidad. Y quizá para la mayoría de las madres y los padres, dijo Lewandowski, la alegría y las dificultades pueden "coexistir".

Más información

El Instituto Nacional de Salud Mental de los EE. UU. tiene más información sobre la depresión de los hombres (http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/los-hombres-y-la-depresi-n/index.shtml ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Craig Garfield, M.D., associate professor, pediatrics, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; R. Eric Lewandowski, Ph.D., clinical assistant professor, child and adolescent psychiatry, NYU Langone Medical Center, Child Study Center, New York City; May 2014 Pediatrics