Avg. ER Wait Time

Wait times are an average and provided for informational purposes only. What does this mean?

Epiglotitis

Definición

La epiglotitis es una inflamación grave de la epiglotis. La epiglotis es un tejido en forma de pliegue localizado en la garganta. Mientras se deglute, la epiglotis se pliega sobre la tráquea y las cuerdas vocales para evitar que los alimentos y los líquidos entren en los pulmones. La inflamación puede obturar rápidamente las vías respiratorias y dificultar la respiración.

La epiglotitis es rara y requiere atención médica inmediata. Si cree que usted, su hijo o alguien que conoce tienen epiglotitis, vaya a la sala de urgencias de inmediato.

La garganta
AO00033 97870 1 corrected
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Los factores que pueden causar la epiglotitis incluyen:

Factores de riesgo

La epiglotitis infecciosa se propaga fácilmente. Su contagio es muy parecido al del resfriado común , a través de gotas liberadas al estornudar o toser. Cualquiera puede padecer epiglotitis.

Esta condición es más común en:

  • Lactantes menores de dos meses por ser demasiado pequeños para ser vacunados
  • Niños de 3 a 7 años que viven en países donde no hay vacunas
  • Esporádicamente, adultos entre 40 y 50 años, en especial hombres
  • Personas de ascendencia afroamericana e hispana

Otros factores que pueden aumentar el riesgo incluyen:

  • Vivir en lugares cerrados
  • Asistir a centros de cuidados diurnos, asistir a la escuela o trabajar en una oficina
  • Clima: es más común en invierno

Síntomas

Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Tos
  • Fiebre superior a los 40 °C (103 °F)
  • Ardor de garganta y dolor de garganta intenso
  • Dificultad para tragar, con babeo
  • Voz apagada
  • Problemas respiratorios:
    • Respiraciones aceleradas
    • Creciente dificultad para respirar
    • Inclinación hacia adelante y arquear el cuello hacia atrás para respirar
    • Estridores o ruidos roncos al inhalar causados por la obstrucción de las vías respiratorias
  • Síntomas asociados con niveles bajos de oxígeno:
    • Tinte azulado en la piel o en los labios
    • Lentitud física
    • Confusión
    • Irritabilidad

Los síntomas se manifiestan súbitamente y empeoran con rapidez.

Nota: no intente utilizar un bajalengua o cualquier otro utensilio para observar la garganta de la persona. Puede producirse un espasmo de garganta y causar el cierre completo de las vías respiratorias.

Diagnóstico

Cuando llegue al hospital, el médico primero se asegurará de que pueda respirar. Después de saberlo, le harán preguntas sobre sus síntomas y antecedentes médicos. Si no tiene problemas para respirar, el médico puede utilizar un espéculo para observar el interior de la garganta.

Es posible que se tomen muestras celulares y de líquidos corporales para analizar. Esto puede realizarse por medio de:

  • Hemocultivo y hemograma
  • Cultivo de exudado faríngeo

Pueden tomarle imágenes de las estructuras anatómicas. Esto puede realizarse por medio de:

Tratamiento

El médico primero estabilizará las vías respiratorias y después le proporcionará los medicamentos adecuados según la causa. Es probable que tenga otras afecciones que deban tratarse, según la causa de la epiglotitis, como infecciones sanguíneas.

Si PUEDE respirar, será controlado estrictamente en la unidad de cuidados intensivos.

Si NO PUEDE respirar, las opciones incluyen:

  • Intubación endotraqueal: se inserta un tubo respirador a través de la nariz o la boca y se lo hace ingresar en las vías aéreas. Esto solo puede hacerse si las vías respiratorias no están cerradas por la inflamación. Debe ser realizada por un médico experimentado.
  • Traqueotomía : se inserta un tubo respirador directamente en las vías respiratorias. Esto se realiza si las vías respiratorias están cerradas debido a la inflamación o si están demasiado inflamadas como para realizar una intubación endotraqueal.

Una vez que se estabilizan las vías respiratorias, será controlado y se le administrarán antibióticos por vía intravenosa. Los antibióticos ayudan a destruir el microorganismo que causa la infección y a reducir la inflamación. Al principio, pueden administrarse diversos antibióticos si todavía se desconoce la identidad del microorganismo. Una vez que se reciben los resultados de los análisis de laboratorio, se puede administrar un antibiótico específico.

Una vez que la inflamación disminuye, se puede remover el tubo de respiración. Usualmente, no hay ningún efecto secundario persistente de la epiglotitis y el pronóstico es bueno.

Prevención

La aplicación de la vacuna contra la Haemophilus Influenzae B es la única manera de prevenir la epiglotitis. En la actualidad, los lactantes que nacen en los EE. UU. reciben una de estas vacunas a los dos meses de edad. Desde que comenzó la vacunación, los adultos corren incluso menos riesgo de desarrollar epiglotitis. Si tiene un sistema inmunitario debilitado o toma medicamentos que lo pueden hacer más susceptible a la enfermedad, hable con el médico sobre la posibilidad de ser vacunado.

Es posible que se le receten antibióticos preventivos a:

  • Familiares y demás personas que hayan estado en contacto con una persona afectada en los cinco a siete días previos
  • Todo el personal de cuidado diurno que haya estado en contacto con una persona afectada en algún momento en los cinco a siete días previos

Revision Information

  • American College of Emergency Physicians

    http://www.acep.org

  • Centers for Disease Control and Prevention

    http://www.cdc.gov

  • Health Canada

    http://www.hc-sc.gc.ca

  • Public Health Agency of Canada

    http://www.phac-aspc.gc.ca

  • Acute epiglottitis. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php. Updated May 21, 2013. Accessed September 24, 2014.

  • Haemophilus influenzae disease (including Hib). Centers for Disease Control and Prevention website. Available at: http://www.cdc.gov/hi-disease/index.html. Updated September 25, 2012. Accessed September 24, 2014.

  • Sack JL, Brock CD. Identifying acute epiglottitis in adults. Postgraduate Medicine. 2002;112(1).